General, Préstamos » Préstamos puente – Todo lo que debes saber

Préstamos puente – Todo lo que debes saber

Última actualización 12.2.2021 #comparadordeprestamos #préstamospuente

Los préstamos puente son un producto muy atractivo para quienes quieren adquirir una nueva vivienda, pero todavía no han conseguido vender su actual. No obstante, existen ciertos riesgos y desventajas que conviene conocer antes de acceder a este tipo de financiación.

fila de 5 casas de juguete

Si has pensado en comprar una vivienda, antes de vender la que todavía estás pagando, es posible que hayas escuchado hablar de lo que conoce como préstamos puente, utilizados para adquirir una nueva vivienda al tiempo que se continúa pagando la hipoteca del antiguo inmueble.

No obstante, antes de acceder a este tipo de financiación, conviene conocer en profundidad en qué consiste. Por ello, desde Comparazona, hemos preparado esta guía en la que te explicaremos qué son las hipotecas puente, cómo funcionan, sus ventajas y desventajas, qué ocurre si no consigues vender la vivienda, en qué bancos puedes acceder a estas y si recomendamos, o no, hacerlo en este momento. Todo ello, con el objetivo de que puedas tomar la mejor decisión, tanto a nivel personal como financiero.

¿Qué es una hipoteca puente?

Lo ideal es vender una vivienda, al tiempo que compramos una nueva. De esta forma, se puede afrontar el pago de la nueva vivienda sin problema alguno. Sin embargo, esto no siempre es tan sencillo. De hecho, lo habitual es que se prolongue el tiempo de venta.

Ante esta perspectiva, el crédito ofrece a muchas familias la posibilidad de acceder a su nueva vivienda, al tiempo que ponen a la venta la anterior.

Las hipotecas puente son un producto cuyo objetivo es facilitar al cliente la compra de una vivienda, previamente a vender su vivienda actual. En este sentido, la entidad bancaria ofrece unas mayores facilidades en relación a las cuotas, de forma que, hasta que el cliente no vende su propiedad, dichas cuotas no son muy elevadas.

No obstante, por adelantarnos a las desventajas que veremos más adelante, cabe destacar que este producto financiero tiene sus riesgos, por lo que no conviene precipitarse a la hora de contratarlo. De hecho, no es habitual encontrar publicidad de este tipo de productos, pese a que los bancos siguen comercializándolos.

Ventajas de los préstamos puente

Las principales ventajas de comprar un préstamo puente son:

  • Comodidad: estos ofrecen una mayor comodidad a quienes quieren cambiar de vivienda, pues esto puede hacerse a través de una única operación que facilita financiar la compra de la nueva vivienda sin haber vendido la anterior.
  • Tiempo: gracias a este producto puedes disponer de varios años para vender tu propiedad actual. No obstante, no recomendamos tomarse con mucha calma la venta de la propiedad actual.

Desventajas de los préstamos puente

Como ya hemos señalado, se trata de una operación cuyo riesgo es elevado, y ahora veremos por qué:

  • Riesgo: en caso de no vender la propiedad, se deben afrontar unas cuotas muy elevadas, pues se deben pagar las dos propiedades. Además, en caso de no poder pagar dichas propiedades, puede incluso llegar a ocurrir que termines perdiendo ambas propiedades. De ahí que no sea habitual ver publicidad de este tipo de financiación.
  • Pérdida de valor: si tardas mucho en vender tu propiedad, esta puede perder valor, lo que provoque que saques menos dinero del que esperabas. No obstante, también puede ocurrir el caso opuesto (aunque esto no suele ser lo habitual).

¿Cómo funcionan los préstamos puente?

Explicado qué son los préstamos puentes, sus ventajas y desventajas, toca conocer el funcionamiento de este producto bancario.

Lo primero que debes tener en mente es que se trata de un producto algo distinto al de las hipotecas tradicionales, puestos estos están dirigidos exclusivamente a quienes quieren adquirir una nueva vivienda al tiempo que venden la anterior.

Dicho esto, su funcionamiento es el siguiente:

  • Contratación de los préstamos puente: la entidad bancaria te entrega un préstamo hipotecario con las dos viviendas (tanto la que compras como la que deseas vender) como garantía. De ahí que, en el peor de los casos, sea posible que llegues incluso a perder las dos viviendas.
  • Plazo: el plazo para vender la antigua propiedad oscila entre los 6 meses y los 5 años. Si, transcurrido este tiempo, no consigues vender tu propiedad, deberás afrontar las cuotas de ambas propiedades.
  • Pago de las cuotas: mientras no encuentres un comprador para tu antigua vivienda, pagarás exclusivamente los intereses de la financiación (siempre y cuando te encuentres dentro del plazo disponible para vender tu vivienda). De esta forma, lo habitual es que, durante el tiempo en el que buscas comprador, se aplique una carencia de capital.
  • Venta de la vivienda anterior: una vez encuentres un comprador, podrás utilizar el dinero recibido para cancelar parte de la deuda y liberar la antigua propiedad. A partir de ese momento, pasarás a tener una hipoteca convencional para el nuevo inmueble que hayas decidido comprar. En este sentido, el pago de las cuotas será el mismo que el asociado a los préstamos tradicionales.

Por último, cabe destacar que no todo el mundo puede acceder a este tipo de financiación. Es decir, para que el banco te conceda un préstamo puente, debes tener un perfil atractivo, con suficientes ingresos y ahorros, estabilidad laboral o un historial crediticio saneado, entre otras cuestiones.

¿Y si no consigo vender la vivienda?

La principal desventaja de los préstamos puente es que, si no consigues vender la vivienda en el periodo de tiempo establecido, deberás afrontar el pago mensual de la deuda contraída por los dos inmuebles. Es decir, tendrás que afrontar el pago de dos cuotas: tanto la de la vivienda adquirida como la de la que todavía no has conseguido vender.

Y esto, como puedes suponer, es un gran inconveniente, pues la garantía de la hipoteca aún serán las dos viviendas, lo que supone que puedas llegar a perder ambas propiedades, en caso de que no consigas afrontar dichas cuotas.

¿Qué bancos ofrecen hipotecas puente en 2021?

No todas las entidades prestamistas ofrecen este tipo de financiación. No obstante, puedes solicitar un préstamo puente accediendo a entidades como BBVA o Banco Santander. Este último, por ejemplo, ofrece un interés que puede ser fijo o variable.

Ahora bien, lo ideal es identificar, como mínimo, 5 alternativas, y escoger aquella que mejor se adapte a tus necesidades personales y de financiación.

Además, desde Comparazona (especialistas en la comparación de préstamos), recomendamos leer detenidamente las condiciones del contrato antes de firmarlo. Y, por supuesto, si no entiendes alguna de las condiciones del contrato, pregunta. Es muy importante conocer a la perfección lo qué estás firmando.

¿Es un buen momento para solicitar un crédito puente?

A raíz de la pandemia, el precio de los inmuebles ha caído considerablemente, por lo que puede ser ventajoso acceder a este tipo de financiación y esperar a que el valor de tu vivienda suba de nuevo para vender tu vivienda.

No obstante, es imposible afirmar que esta sea siempre la mejor alternativa para quienes quieren adquirir una nueva vivienda antes de vender la actual. De hecho, acceder a un préstamo puente es, de primeras, arriesgado. Sin embargo, sí es cierto que, para muchos solicitantes, esta puede ser la mejor alternativa.

En cualquier caso, con el objetivo de asumir un menor riesgo, antes de contratar una hipoteca puente, es recomendable explorar las posibilidades que tienes de vender tu vivienda actual en los próximos meses (o años), y comprobar que el valor de dicho inmueble cubre el capital pendiente de tu préstamo hipotecario en curso.

Alternativas a los préstamos puente

Explicado que son los préstamos puente, es posible que hayas decidido que esta no es la mejor alternativa, de acuerdo a tus necesidades de financiación. Ahora bien, en tal caso, ¿qué otras alternativas ofrecen el mercado hipotecario?

  • Esperar a vender tu vivienda: lógicamente, la primera alternativa es esperar a vender tu vivienda. En este sentido, aunque es cierto que esta puede no ser la situación idílica, es la que conlleva un menor riesgo. Además, de esta forma, te ahorrarás los trámites, e incluso puede que no tengas que acceder a una hipoteca en el futuro.
  • Ampliación de la hipoteca sobre tu inmueble: la segunda alternativa es solicitar una ampliación a la entidad que te concediese el primer préstamo hipotecario. De esta forma, puedes conseguir la cantidad de dinero suficiente como para adquirir una nueva vivienda. Eso sí, en este caso sería necesario poner el segundo inmueble como garantía. Además, tendrías menos posibilidades de conseguir un periodo de carencia inicial.
  • Contratar una segunda hipoteca: suponiendo que puedas permitírtelo, otra alternativa es acceder a una segunda hipoteca. En tal caso, deberías pagar dos créditos al mismo tiempo hasta que consiguieses vender tu propiedad actual.
  • Firmar un nuevo crédito para cancelar tu hipoteca actual: la última alternativa consistiría en solicitar un nuevo préstamo que te permita saldar la hipoteca vigente y adquirir un nuevo inmueble. En este caso, también sería necesario incluir como garantía las dos viviendas.
De todas estas alternativas, la “mejor” (o por lo menos la más segura) es la primera: esperar a vender tu vivienda. De esta forma, evitarás la incertidumbre de no saber si podrás o no vender tu vivienda.

No obstante, no existe una mejor alternativa para todas las personas. Por lo tanto, realiza los cálculos pertinentes para decidir si te conviene acceder a un préstamo puente y, en caso de no ser así, revisa las alternativas que te hemos dado a continuación.

Por último, recordamos que puedes acceder al blog de Comparazona para estar al tanto de las últimas novedades en materia de financiación.

Más información:

Sobre nosotros

Comparazona es una plataforma gratuita y fácil de usar que puedes utilizar para conocer mejor el complejo mercado de los créditos al consumo.

Préstamos

Microcréditos