Guía completa sobre el IRPF

El IRPF o Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es el impuesto más importante del sistema tributario español, y afecta (de forma progresiva) a todas las personas, familias y entidades residentes o contribuyentes en España en base a su riqueza: a mayores ingresos, mayor impuesto.

A continuación puedes acceder a nuestra calculadora IRPF. Te recordamos que esta calculadora te ofrece una estimación muy aproximada de la cuota a pagar en función de los ingresos brutos y tus características personales como contribuyente. La calculadora está actualizada teniendo en cuenta las novedades fiscales de 2021. 

Calculadora de IRPF

Ingresos adicionales

Datos familiares

Descendientes
Ascendientes

Discapacidades

Discapacidades del contribuyente
Discapacidades de los niños
Discapacidades de los Ascendientes
Deducciones totales (Mostrar detalles)
Descendientes
Ascendientes
Discapacidades
Rendimientos del trabajo personal
Seguridad social
Otro
Salario bruto
Importe del impuesto sobre la renta
Contribuciones de seguridad social
Tasa de impuesto (Mostrar detalles)
Ingreso imponible
Tipo seguridad social
Tasa de impuesto total
Salario neto (Mostrar detalles)
Salario neto mensual
Otros ingresos imponibles
Otros ingresos del Seguro Social
Ingresos libres de impuestos
Esta calculadora proporciona solo una estimación.

El IRPF es un impuesto que pagan las personas físicas que son residentes en España o contribuyentes de sus rentas obtenidas durante un año natural. Se basa en los principios tributarios de progresividad, generalidad y capacidad económica. Y este impuesto es, a nivel cuantitativo, el más importante de la Agencia Tributaria española, que recaudó, en 2019, 212.808 millones de euros, lo que supuso un incremento del 2% con respecto al 2018. Este dato, no obstante, debe valorarse desde una perspectiva macroeconómica.

Si deseas conocer la recaudación anual o cualquier otra información asociada a la Agencia Tributaria, puedes hacerlo accediendo a la página web oficial.

El ámbito de aplicación del IRPF está parcialmente cedido a las Comunidades Autónomas españolas, que son las encargadas de establecer las deducciones aplicadas sobre cada cuota. No obstante, más allá de esta información general sobre el IRPF, existen otros muchos aspectos que conviene conocer. Por ello, desde Comparazona hemos preparado esta guía completa sobre el IRPF, que tiene como objetivo, responder a las siguientes preguntas:

¿Qué es el IRPF?

Vamos a empezar por la definición de IRPF: El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto de la Agencia Tributaria que deben pagar todas las personas físicas residentes o contribuyentes en España según las rentas obtenidas durante un año natural.

En otras palabras, antes de recibir tu nómina (u otras rentas), la Agencia Tributaria aparta una cantidad de dinero en previsión a lo que después se le tendrá que pagar al hacer la declaración de la renta. Cuanto mayor sea tu nómina, mayor será el tipo impositivo (porcentaje que la Agencia Tributaria aparta sobre tu nómina).

Por lo tanto, se trata de retenciones que el Gobierno utiliza para financiarse y así asegurarse de que todas las personas físicas cumplen con una parte de sus obligaciones.

Con respecto a los contribuyentes, nos referimos a todas aquellas personas físicas que cumplan con alguna de las siguientes condiciones:

  • Tienen su residencia habitual se encuentra en territorio español.
  • Tienen su residencia habitual en el extranjero con una misión diplomática, oficinas consulares e institutos en el extranjero.

Por otro lado, una vez realizadas las retenciones, ocurre lo siguiente: si la retención es superior a lo que la persona física debe aportar, la Agencia Tributaria le devolverá la diferencia. Mientras que, en caso contrario, el contribuyente deberá pagar la parte restante. No obstante, gracias a las retenciones (o adelantos), el Gobierno se asegura ingresar parte de lo que se debe una vez llegado el momento de la liquidación.

Para terminar con esta “definición” del IRPF, cabe mencionar que existen 3 componentes que forman parte de la renta y que se deben pagar en el IRPF:

  • Rendimientos
  • Ganancias o pérdidas patrimoniales
  • Impuestos de renta

Importancia del concepto de renta

Generalmente se asocia el concepto de renta a los ingresos asociados al salario, sueldo o nómina de una persona. No obstante, en el IRPF se tiene en cuenta cualquier fuente de ingresos del individuo, como pueden ser los ingresos provenientes sobre rendimientos de capital, las ganancias en juegos de azar, los intereses procedentes de cuentas bancarias o dividendos de acciones, entre otros.

Componentes de la renta a pagar en el IRPF

Existen 3 componentes que forman parte de la renta y que se deben pagar en el IRPF:

  • Rendimientos: los rendimientos del trabajo son aquellos que se obtienen como consecuencia del trabajo desempeñado por una persona, bien sea por cuenta propia o ajena, los rendimientos de capital mobiliario procedentes de elementos de patrimonio, bienes o derechos no destinados a una actividad económica y los rendimientos de capital inmobiliario que provengan de bienes inmuebles rústicos y urbanos o derechos reales sobre estos inmuebles no destinados a actividades económicas.
  • Ganancias o pérdidas patrimoniales: alteraciones producidas en la composición del patrimonio, una variación del valor del patrimonio del contribuyente o la no calificación de la renta obtenida como rendimiento.
  • Imputaciones de renta: hace referencia a las rentas que no se reciben en forma de dinero, pero que se deberían haber obtenido. Estas imputaciones pueden ser inmobiliarias, procedentes de sociedades transparentes, de transparencia fiscal internacional o por la cesión de derechos de imagen.

Tipos impositivos del IRPF

A continuación, puedes conocer cuáles son los tipos impositivos de este tributo para el 2021:

  • Ingresos hasta 12.450 euros – Retención del 19%
  • De 12.450 a 20.200 euros – Retención del 24%
  • De 20.200 a 35.200 euros – Retención del 30%
  • De 35.200 a 60.000 euros – Retención del 37%
  • De 60.000 a 300.000 euros – Retención del 45%
  • Ingresos superiores a 300.000 euros – Retención del 47%

Tipos de impuestos sobre la renta

Diferenciamos entre dos tipos de impuestos sobre la renta:

  • IRPF: se grava sobre las personas físicas.
  • Impuesto sobre Sociedades: el gravado sobre las personas jurídicas.

No obstante, existen excepciones en las que personas jurídicas u otras entidades no tributan en el IRPF o Impuesto sobre Sociedades. Para entenderlo de forma sencilla, vamos a poner un ejemplo: puede ocurrir que sean las personas físicas o jurídicas pertenecientes a una entidad quienes declaran su renta, obtenida en base a su participación en la persona jurídica. Y para ello, se estima una renta en base a la ayuda de documentos como las nóminas o contabilidad de los negocios (que deben ser gestionadas conforme a lo establecido por la ley).

Diferencias entre salario y la renta gravada en el IRPF

Como también hemos explicado, el concepto de renta no se limita al salario que percibe una persona a cambio de realizar una determinada actividad. Por lo tanto, es importante entender la diferencia entre la renta gravada y dicho dinero. Por ejemplo, se pueden obtener rentas en especie, que se gravan de la misma forma.

Otro de los ejemplos más habituales ocurre cuando una compañía paga a sus trabajadores una parte de su salario (o extras) en forma de bienes o prestaciones de servicios, en lugar de dinero. Y estas se gravan también en el IRPF.

Por lo tanto, el dinero es solo uno de los componentes de este impuesto.

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es la finalidad del IRPF?
Uno de los principios de la Constitución Española establece que todos los españoles deben contribuir al sostenimiento de los gastos públicos. Por lo tanto, la finalidad u objetivo del IRPF es contribuir a que se cumpla dicho principio. Por otro lado, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas también tiene como finalidad favorecer a aquellas personas que se encuentran en una situación más precaria. Y, para conseguirlo, busca contribuir a la creación de una economía más eficiente, mediante la promoción o castigo fiscal de determinadas actividades. Todo ello, eso sí, genera una gran controversia, así como el enfrentamiento de distintos puntos de vista: el sistema defendido por economistas como Keynes frente a la Escuela de Chicago.
¿Qué grava el IRPF?
El IRPF grava la renta del ejercicio. Eso sí, recordamos que el concepto de renta abarca no solo el sueldo, sino todos los ingresos de una persona física. Por lo que, como también hemos explicado, son 3 los componentes que grava este impuesto: los rendimientos del trabajo, las ganancias o pérdidas patrimoniales y las imputaciones de renta
¿Quién paga el IRPF?
Lo pagan las personas físicas residentes en España. Ahora bien, ¿Qué se entiende por residente? Este concepto engloba a las personas que vivan la mayor parte del tiempo en territorio español, con independencia de su origen o nacionalidad. Por lo tanto, una persona nacida en España cuya residencia habitual se encuentre en el extranjero no deberá pagar este impuesto, salvo en excepciones como el caso de los diplomáticos. Y, un extranjero residente en España, sí deberá afrontar estas retenciones.
¿Se grava toda la renta en el IRPF?
No. La renta se grava una vez deducidos los gastos necesarios para generarla. Por poner un ejemplo, no se gravan las cotizaciones a la Seguridad Social, ya que estas son necesarias para obtener los salarios. Esto mismo ocurre con las comisiones pagadas en relación a los ahorros.
¿Qué son las rentas exentas?
Podemos definir las rentas exentas como aquellas sobre las que no recae ninguna obligación tributaria, aunque se haya producido el hecho imponible. Estas rentas están determinadas de forma expresa por la Ley, y pueden deberse a cuestiones de índole político, económico e incluso personal. Su razón de ser es la voluntad del legislador de protegerlas fiscalmente. Las rentas exentas se encuentran recogidas, principalmente, en el artículo 7 de la Ley del IRPF.
¿Pagan todas las personas el mismo IRPF?
No. Existen unos tipos impositivos que afectan al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. Como ya hemos mencionado, el IRPF tiene como objetivo favorecer a aquellas personas que se encuentran en una situación más precaria, y para ello, trata de adaptarse a las circunstancias personales y familiares de cada persona. En otras palabras, se busca dar un mismo trato a aquellas personas que viven una situación económica similar, pero un trato diferente quienes se encuentran en distintas circunstancias. Por ejemplo, las personas mayores tienen que afrontar un menos tipo impositivo.
¿Se paga el mismo porcentaje por cada renta obtenida?
No, dependiendo del tipo de renta que se obtenga, se pagará un porcentaje u otro. Por ejemplo, existe una renta del ahorro que tributa a un porcentaje menor. La constituyen la mayoría de rendimientos procedentes de los ahorros. No obstante, existen varias excepciones, como las rentas obtenidas de los inmuebles.
¿Qué porcentaje de IRPF se paga por la renta general?
La renta general es aquella que no forma parte del ahorro. Esta tributa de acuerdo a una escala impositiva, de forma que quienes obtienen una mayor renta, pagan más impuestos. La justificación a esta regla es la siguiente: Por un lado, y como es lógico, cuanto más dinero ingreses mayor será (proporcionalmente) la cantidad de dinero que te tocará pagar. No obstante, se debe principalmente a que el IRPF es un impuesto progresivo, lo que significa que, a mayores rentas, mayores tipos impositivos (porcentaje sobre tu renta que debes pagar al Gobierno).
¿Qué implica la declaración de la renta?
La declaración de la renta tiene tres implicaciones principales: En primer lugar, el IRPF se declara en base a diferentes hechos y circunstancias relacionadas con el impuesto. En segundo lugar, la presentación de la declaración supone valorar las consecuencias jurídicas que se cree que, según la normativa, deben tener esos hechos y circunstancias (en otras palabras, la declaración de la renta exige una interpretación de las normas). Y, por último, hay que realizar un conjunto de operaciones aritméticas para conocer la cantidad que debe ingresarse o devolverse.
¿Es el IRPF igual en todas las Comunidades Autónomas?
Como señalamos al principio, “el ámbito de aplicación del IRPF está parcialmente cedido a las Comunidades Autónomas españolas, que son las encargadas de establecer las deducciones aplicadas sobre cada cuota”. Y esto provoca que el IRPF no sea exactamente el mismo en todo el territorio español. No obstante, aunque existen diferencias en las desgravaciones y tipos impositivos, todas las comunidades operan bajo un marco semejante. A modo de excepción, las rentas obtenidas en Ceuta y Melilla gozan de un tratamiento especial. Y, en las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra existe un régimen propio aplicado exclusivamente en cada una de esas provincias.

Conclusión

A modo de conclusión, destacamos que es fundamental conocer cómo funciona el IRPF, de forma que puedas interpretar las novedades y actualizaciones que se lleven a cabo. De cara al 2021, los medios de comunicación hacen alusión a las conversaciones (a nivel tributario) que están manteniéndose en el Gobierno con el objetivo de aumentar el gravamen de las rentas, por lo que se espera que se produzcan modificaciones en estos tipos impositivos. Lógicamente, conviene conocer dichas actualizaciones.